Mes: agosto 2019

CICLO CRÓNICA SONORA CONVERSACIONES

CICLO CRÓNICA SONORA CONVERSACIONES

Durante agosto, septiembre y octubre,Crónica Sonora invita al ciclo de conversaciones sobre cultura musical, en Librería Kalimera de Barrio Italia. Un ciclo dedicado al encuentro con diferentes actores del quehacer en torno a la música.

Las primeras sesiones del ciclo estarán dedicadas al oficio editorial en torno a la música bajo la premisa «Editar libros de música en Chile», y contará con la participación de los sellos editoriales PEZ ESPIRAL, SANTIAGO ANDER, EDITORIAL CAMINO y NO PATRIA EDITORIAL.

 

VIERNES 30 DE AGOSTO

La primera fecha de CRÓNICA SONORA CONVERSACIONES SOBRE CULTURA MUSICAL: EDITAR LIBROS DE MÚSICA EN CHILE,  tendrá como protagonista al sello independiente LIBROS DEL PEZ ESPIRAL, con la participación de su fundador y director Daniel Madrid junto al director de la Colección CARNADA – Música Chilena, el periodista y músico Gonzalo Planet, quienes conversarán con la periodista Rossana Montalbán, directora de Crónica sonora, para revisar el trabajo realizado en este ámbito a través de la publicación de destacados títulos de investigación como FICCIONES – LOS MIL DÍAS DE LOS VIDRIOS QUEBRADOS o SOL Y LLUVIA VOCES DE LA RESISTENCIA, e innovadores formatos como el tour book del emblemático disco FOME de Los Tres, entre otros trabajos.

 

 

El encuentro  se llevará a cabo el próximo 30 de agosto a las 19:00 horas, en el nuevo espacio de BARRIO ITALIA, KALIMERA TIENDA DE LIBROS, librería inmersa en la actividad cultural, patrimonial y turística del emblemático sector. Un espacio atendido por sus dueños y cuyos estantes reúnen lo más destacado de las editoriales y microeditoriales locales.

Cada charla contará con degustación de cerveza artesanal, cortesía de Delibeer.cl.

 

 

VIERNES 27 DE SEPTIEMBRE 

 

Crónica Sonora, conversaciones sobre cultura musical, «Editar libros de música en Chile»,  tendrá como protagonistas de su siguiente sesión al sello independiente SANTIAGO ANDER EDITORIAL, con la presencia de sus fundadores y editores EMILIO RAMÓN y PABLO BENAVIDES, quienes conversarán con la periodista Rossana Montalbán directora de Crónica Sonora para repasar su propuesta dedicada a la narrativa y a la cultura underground donde la publicación de libros autobiográficos sobre emblemáticas bandas como Políticos Muertos en Rock Paria y lo que en él se dice o El Peor libro de Chile, y de ensayos como Joy Division: El fuego helado, han renovado el catastro de lecturas musicales.

 

 

El encuentro se llevará a cabo el viernes 27 de septiembre, 2019 a las 19:00 horas en el nuevo espacio de BARRIO ITALIAKALIMERA TIENDA DE LIBROS, librería inmersa en la actividad cultural, patrimonial y turística del emblemático sector.  Un espacio atendido por sus dueños y cuyos estantes reúnen lo más destacado de las editoriales y microeditoriales locales.

 

Cada charla contará con degustación de cerveza artesanal cortesía de Delibeer.cl 

 

 

 

JUEVES 24 DE OCTUBRE 

 

La tercera fecha del CICLO CRÓNICA SONORA CONVERSACIONES SOBRE CULTURA MUSICAL: EDITAR LIBROS DE MÚSICA EN CHILE, está dedicada al trabajo realizado por EDITORIAL CAMINO,  sesión en la que se abordarán la reciente publicación de la edición ampliada del libro LA CANCIÓN PUNK DE LOS 80 EN CHILE, y el lanzamiento de PUNK CHILENO 10 AÑOS DE AUTOGESTIÓN, ambos títulos coeditados con NOPATRIA EDITORIAL. De ésto y más, el autor y editor Jonathan Lukinovic, y el autor y musicológo Jorge Canales, conversarán con Rossana Montalbán, directora de Crónica Sonora.

 

 

EVENTO EN FB 

 

FOTOGRAFÍA MUSICAL EN OJO POR OJO

FOTOGRAFÍA MUSICAL EN OJO POR OJO

Continuando su recorrido por distintos espacios de la capital, el libro POESÍA, BEATS Y ROCKANDROLL de la fotógrafa Karolina Guajardo, se presentará en la tienda OJO POR OJO, lugar de encuentro para dibujantes, diseñadores, artistas plásticos y serigráficos, y vitrina especializada en libros y revistas de arte.

 

 

 

La actividad gratuita, se llevará a cabo el jueves 29 de agosto, a las 19 hrs, oportunidad en que la autora será entrevistada por la periodista Rossana Montalbán, directora de Crónica Sonora. Mientras que la música estará a cargo del dj set de Maritaesther y en el cierre, la presentación en vivo de la banda de afropunk  LOS JERJELES.

 

 

 

 

TE INVITAMOS A LEER ENTREVISTA A LA AUTORA

 

EN ESTADO DE GRACIA

EN ESTADO DE GRACIA

 

6a976fd9-4062-4608-af4d-57ce5d189604

 

En ese mismo sendero, el blues es su gran influencia, palpitando en todo su trabajo. Jeff Buckley es un músico que lo practica con todas sus letras al momento de componer, cantar y tocar la guitarra, pues comprende cada uno de sus códigos, y posee su sentimentalismo y crudeza. Su lenguaje es poético, su estilo personal, canta y escribe con las penas del diablo; exorciza, y crea belleza. Grace es su máxima, huele a música del alma.

En Grace lo de Buckley es implícitamente ambicioso y perfeccionista. Toma referentes estilísticos clásicos para reconfigurarlos a su medida, casi siempre desde lo eléctrico. Mostrando credenciales, su voz tenor lo lleva a elegir tres diversas canciones ajenas para interpretar, porque Buckley es muchas veces un cantor cuya voz y Telecaster son capaces de hacer a Cohen o a Holiday; hombre o mujer, jazz o rock; blues o folk; amor, soledad; lo sagrado, lo pagano; la vida y la muerte; así es el imaginario y el repertorio del que canta, solo determinado por el acto en sí.

 

 

9400_4c93.gif

 

MOJO PIN: La primera afirmación de todo lo que esbozamos al inicio; acordes emergiendo desde el silencio, la voz de Buckley evocando recuerdos y sensaciones: reconstruyendo una escena, una cama, un tacto. Su canto comienza a entrar en la ensoñación propia del delirio de quien necesita a alguien que, sólo puede ser sustituido, de forma pasajera, por ese “Mojo pin”, al que alude: “if only you’d come back to me, if you laid at my side, wouldn’t need no mojo pin, to keep me satisfied. Y regresamos a la realidad, en un estallido de guitarras y el coro: “Don’t wanna weep for you, don’t wanna know, i’m blind and tortured, the white horses flow, the memories fire, the rhythms fall slow, black beauty i love you so”. Su canto siempre en el lamento, un fraseo ligero que se suelta de su boca para ir más alto donde su registro vocal agudo y emotivo sube y baja una y otra vez. Jeff nos está cantando un blues todo el tiempo, entendiendo el blues como el canto del alma y nos está hablando de la esencia de todo esto al decir: “born again from the rhythm screaming down from heaven”, una idea que ronda en otras canciones.

 

 

 

GRACE: Remece desde los primeros acordes, describiendo un encuentro, la muerte, el amor, el renacer a algo. Quién sabe. Un tiempo ha llegado. Así lo describen los versos : “There’s the moon asking to stay / Long enough for the clouds to fly me away / Well it’s my time coming, i’m not afraid to die”. Mientras que en el siguiente verso, nuevamente la impronta de quien entiende el hecho de cantar, de portar la voz: “My fading voice sings of love, But she cries to the clicking of time, Of time”. Potente melodía electroacústica, configurando a su manera el rock y el folk. El medio tiempo siempre balanceándose hasta cierto punto, de ida y de vuelta en medio de los juegos y contraposiciones de cuerdas y arcos, vitales en el sonido translúcido de la canción, jugando con la intensidad y un coro en segunda línea en el último puente, apoyando a la voz de nuestro Buckley. Es ahí cuando el tiempo del que nos habla se detiene y el sonido de un “tic tac” contando el compás, va y viene,  como cuando nos dice “wait in the fire”, para luego volver a zarpar y terminar arriba en guitarras y voz. Su letra, inseparable de lo que su voz y la sonoridad transmiten, es intensa y redentora como la naturaleza de lo que se está manifestando en la vida de quien canta: “Oh my love, And the rain is falling and i relieve My time has come / It reminds me of the pain I might leave, Leave behind”.

 

LAST GOODBYE: Probablemente la más groovie del disco, un juego de slide y una línea de bajo súper marcada y pegajosa en su comienzo. Una clásica balada de medio tiempo y delicados arreglos que le dan el dramatismo de la despedida: Kiss me, please, kiss me / But kiss me out of desire, babe, and not consolation, You know, it makes me so angry ’cause I know that in time / I’ll only make you cry, this is our last goodbye”.

 

LILAC WINE: Es en este momento cuando el músico, el cantautor, nos dio una clave vital para entenderlo, y que evidentemente, una vez fallecido, con las publicaciones póstumas, quedó aún más claro. En esta lista Lilac Wine es la primera apropiación de un tema ajeno, que más adelante volveremos a encontrar. Si bien “Hallelujah” de Leonard Cohen es por antonomasia uno de los mejores covers, al menos, de los noventas, uno de los mejores covers a Cohen, y uno de los mejores covers que hizo Jeff en vida,  ya sabemos, que sólo es uno de muchos.

 

jeff-buckley

 

Lilac Wine, originalmente cantada por Eartha Mae Kitt y Nina Simone, dos de las bellezas negras que Buckley adoró y tributó cuanto pudo, nos lleva a todo lo que nutre su música y que por sobre todo define su manera de cantar e interpretar: la melancolía propia del blues. Siempre desde el desgarro, la elegancia y armonía del jazz, precisamente, en este momento, donde su prodigiosa voz se pone al servicio de una pieza jazzística para cantar sobre la borrachera interminable de quien pierde a su amor:i lost myself on a cool damp night, gave myself in that misty Light / was hypnotized by a strange delight under a lilac tree”/ “i made wine from the lilac tree, put my heart in its recipe/ it makes me see what i want to see, and be what i want to be/ when i think more than i want to think, do things i never should do/ i drink much more that i ought to drink, because i brings me back you”, / “Lilac wine, is sweet and heady / like my love, lilac wine, / i feel unsteady, like my love”.  De manifiesto su fascinación por las voces femeninas y su afición al travestismo vocal, algo que pocos y talentosos cantantes masculinos pueden hacer de manera tan fluida.

 

SO REAL: Vertiginosa y confesional, Buckley parece empeñado en sacar todos los tormentos afuera. Un crudo y suelto riff en aparente calma, marca todo el tema, junto a las divagaciones que la letra describe de manera más bien críptica: “Love, let me sleep tonight on you couch, and remember the smell of the fabricof your simple city dress, oh… that was so real” / we walked around til the moon got full like a plate / the wind blew an invocation and i fell asleep at the gate”La guitarra va subiendo a medida que se intensifica la confesión, hasta explotar en una suerte de mareos sónicos. Porque lo que se presenta como íntima afirmación es el retrato de las emociones ambivalentes y el vértigo ante el más poderoso de los sentimientos que experimentamos los seres humanos: “i love you, but i’m afraid to love you, i love you, but i’m afraid to love you, i’m afraid / oh… that was so real”.

 

HALLELUJAH: En este recorrido por Grace, una segunda y profunda aproximación a lo que Jeff Buckley es como intérprete, y cómo toma lo que de cierta forma pareciera pertenecerle, porque Buckley inicia un diálogo cuando toma a Cohen, a Simone, a Piaf o a The Smiths. Si Leonard Cohen había ido lejos al tomar este mito católico sobre el Rey David como recitan sus primeras líneas “I heard there was a secret chord, That David played and it pleased the lord”para iniciar toda una metáfora sobre lo trascendental de la vida en cada una de sus expresiones más mínimas, reales y salvajes: “Baby I’ve been here before, I’ve seen this room and I’ve walked this floor / I used to live alone before I knew you / I’ve seen your flag on the marble arch / But love is not a victory march / It’s a cold and it’s a broken hallelujah”. Porque Hallelujah es metáfora, incluso ironía, cuando se está haciendo referencia en tono “sagrado” o “místico” a las enseñanzas que la vida con sus diferentes ribetes puede dejar: Well, maybe there’s a god above / But all I’ve ever learned from love / Was how to shoot somebody who outdrew you / It’s not a cry that you hear at night / It’s not somebody who’s seen the Light / It’s a cold and it’s a broken hallelujah” En clave gospel y canto religioso, como parte de esta metáfora construida por Cohen al componer la canción. Buckley toma, probablemente, como modelo la versión hecha por JOHN CALE en 1991, incluso con cierta solemnidad, y quizá, abrumado cuando nos deja escuchar ese suspiro antes de comenzar a interpretar casi a capela, sólo acompañado de la guitarra. Nuevamente su voz, el principal instrumento en todo esto, su color, su altísimo registro y su intensidad estremecen hasta los huesos.

 

 

25ztooj

 

 

LOVER YOU SHOULD´ VE COME OVER: Enfrentados ya con todo lo que nos conmueve desde lo más profundo, Lover you should´ve come over” es la poesía que nace de la ausencia, el deseo y el desconsuelo. Órgano y guitarra acústica; con los clásicos códigos del folk rock, describe entre metáforas y palabras sencillas, la miseria y la procesión que dejan los amores perdidos, los amores rotos: Looking out the door I see the rain fall upon the funeral mourners / Parading in a wake of sad relations as their shoes fill up with water” / “I’m broken down and hungry for your love / With no way to feed it  / Where are you tonight? Child, you know how much I need it”. Porque en estos términos nos movemos en el universo de un compositor que está exponiendo el alma con su música, reflexiones y dudas que penan, la ambivalencia nuevamente“And maybe I’m too young, To keep good love from going wrong, But tonight you’re on my mind so (you’ll never know)” / “Too young to hold on and too old to just break free and run”. Jeff Buckley nos lleva en sus letras al sentido trágico de las cosas: So I’ll wait for you… And I’ll burn, Will I ever see your sweet return, oh, or will I ever learn”Acompañado de un sutil coro de apoyo, lleno de aires soul y gospel en los términos de Buckley“Caus It’s never over, my kingdom for a kiss upon her shoulder  /  It’s never over, all my riches for her smiles when I sleep so soft against her… / It’s never over, all my blood for the sweetness of her laughter / It’s never over, she is the tear that hangs inside my soul forever”Es este mismo sentido trágico en el que se mezclan la pérdida, el requerimiento y la espera. Aunque todo esté perdido, cantando con devoción a quien aún se ama con devoción: Sweet lover, you should´ve come over / Oh, love well I’m waiting for you / Lover, you should’ve come over… Cause it’s not too late”. 

 

Grace

 

CORPUS CHRISTI CAROL: Buckley elige al enorme Benjamin Britten, pianista inglés, compositor y director de orquesta. Britten, a quien reconocemos entre los grandes nombres de la música clásica del Siglo XX, debía tener una cualidad específica que llevará a Buckley a invocarlo de esta forma, entendiendo el diálogo del músico con la interpretación vocal; palabra clave, además del oscuro sentido de la pieza escogida. Precisamente, la obra de Britten está enfocada a la música vocal y a las emociones transmitidas por los tonos y armonías de la voz. Buckley no se equivoca, y como el cantor que es, se desdobla vocal y emocionalmente para meterse en la piel de lo que está interpretando. Celestial, majestuoso, ya ni siquiera es Buckley; un espíritu ha emergido de su garganta para cantar los versos: “Lu li lu lay lu li lu lay / The falcon hath born my mate away / And on this bed there lieth a Knight / His wound is bleeding day and night / By his bedside kneeleth a maid / And she weepeth both night and day”.

 

 

ETERNAL LIFE:  Quizá, sin saberlo nuestro hombre escribe su propio epílogo: “Eternal Life is now on my trail, Got my red glitter coffin, man, just need one last nail, While all these ugly gentlemen play out their foolish games. There’s a flaming red horizon that screams our names”El decibel es alto y la rabia marca la pulsión; quemando puentes, Buckley se alinea con el sentido maldito del rock n roll.

DREAM BROTHER: El adn de ésta última dice entre otras cosas: Led Zeppelin. Cadenciosa, exótica y lisérgica; su sonido parece alimentado por los grandes momentos del Physical Graffiti. Tenemos claro que Jeff Buckley aprendió muchísimo de Zeppelin, desde el travestismo vocal que Plant ya practicaba en los sesenta y en la relectura del blues en la voz y la guitarra. Dream brother oscura y misteriosa: “That dark angel he is shuffling in, Watching over them, with his black feather wings unfurled”/ Dream Brother with your tears, scattered round the World”Se hacen presentes los demonios del abandono de su padre Tim Buckley: “Don’t be like the one who made me so old, Don’t be like the one, who left behind his name, ‘Cause they’re waiting for you like I waited for mine….And nobody ever came”.

Un cantautor, por ese entonces, en pleno ascenso, encaminado a ser el favorito de la industria, encaminado, quizás, a ser estrujado por ella, ya alabado por pares y predecesores, y cuya abrupta muerte deja todas esas interrogantes de siempre ¿qué hubiese pasado si estuviera vivo?  ¿ su música sería tan valorada si él aún estuviera grabando discos? ¿Qué música estaría haciendo hoy?. ¿Y si hubiese hecho otro disco tanto o más bello que Grace, quién sabe? Resulta inevitable pensar que, probablemente con vida, su obra y su impronta hubieran caminado menos estelares como un buen secreto a voces, respetado, citado pero sin ese exceso de «gloria» que la muerte, muchas veces entrega. Quizá, la muerte lo embellece todo.

ÁLBUM 5: POBLACIÓN CRIMSON – PARTE II

ÁLBUM 5: POBLACIÓN CRIMSON – PARTE II

La Paz (un comienzo)

 

La verdad, es impensable que King Crimson sea una expresión artística de consumo masivo en Chile y en otros lugares de Latinoamérica, tanto o más que en Inglaterra, Australia, Estados Unidos u otros países de cultura primariamente anglosajona. Y sin embargo lo es. La verdad, se trata de un fenómeno de colonización, de economía social, claro, y más que eso, ¿pero qué es la verdad?

La verdad es que no fui a La Paz con mis amistades del colegio. Me tomé un bus hacia Iquique desde Cochabamba con mi camarada Quisco tras el carnaval de Cotoca, pero el resto del grupo sí siguió hacia la capital.

La verdad es que no estoy escribiendo esto en el barrio Yungay, sino en el silencio inquietante de una biblioteca privada en Brooklyn, el Center for Fiction —inquietante porque ahora mismo este país vive una emergencia de terrorismo de Estado nazi-capitalista, antimigratorio, clasista, racializador, contraindígena, misógino, deténganse: deténgase por un momento la complejidad enorme de cada uno de los males enlistados, la rapidez con que esos términos abren y cierran mundos enteros, sistemas, cosmos, con solo enunciarlos: paz. Ahora volvamos a la lucha, pero la verdad es que no estamos en ningún campo de batalla y sí lo estamos a cada momento, en cada lugar y situación de Estados Unidos.

La verdad es hay una belleza devastadora en las canciones lentas de King Crimson, y que también sus temas rápidos y exactos tienen también una fuerza devastadora; devastadora es la palabra clave. Es devastador también el índice de femicidios en Latinoamérica, pero también lo es en comparación con estos otros países que se piensan avanzados y donde los Crimson son considerados dinosaurios.

La verdad es que no he ido todavía a La Paz. Y que en la fiesta del barrio Yungay me doy cuenta de que habría que escribirle un epitafio al hombre viejo, a esa masculinidad excluyente del letrista original de los Crimson, Peter Sinfield.

 

 

¿Cómo empezar a vivir de nuevo, cómo salirse del epitafio y del archivo y de la memoria de la desaparición y de la dictadura de la muerte sin perder la raíz, el vínculo y el respeto por quienes dieron su cuerpo, su trabajo y su comunidad para que pudiera yo o cualquier otra persona imaginar una perdurabilidad y un goce más acá de eso que quiso extinguirles? ¿Con qué forma relacionarme conmigo mismo sin ejercer el imperio del hombre, aunque mi biología apunte, siempre apunte a continuarlo?

      Una voz canta con eco al comienzo del tema.

 

 

Dice que no soy El Último Hombre ni el Primero, ese que quiere renovar su nombre al tomar el de la montaña, el del fuego, el del viento, y que además reclama un lugar fundacional en un cuento, en la historia, y que a través de narrarse, dice, nunca morirá. La balada Peace (A Beginning) de King Crimson es una figura musical que repite su melodía una y tres veces a lo largo del universo de su disco, sobre el silencio inquietante del Center for Fiction, entre la bulla de la fiesta en Yungay. Es lo que en composición se llama el tema musical, y su centralidad provee un soporte fijo —una certeza, una expectativa— sobre la cual cantar variaciones históricas, innumerables cuentos que siempre terminan, sin embargo, de la misma manera: “I am. I never end”.

¿A costa de qué, de quiénes nace este whitmaniano, nerudiano hombre de identidad instantánea, firme y eterna? ¿Acaso la historia existe a costa de la montaña, del fuego, del río y del viento?

Aun así, esta versión del tema termina con tres lentas notas discordantes en guitarra, fuera de la lógica de la melodía. La verdad: cuerda y cordis —el corazón— son frágiles al extremo de su tensión, cuando recién han nacido y en su ancianidad. Todas las personas somos en el mejor de los casos individualidades precarias, alguien que necesita ayuda: una Cría y una Deidad.

       Ese es un comienzo. 

 

 

 

 

Criatura alunada

Al pulsar la cuerda de una guitarra, la nota se extinguirá en unos segundos. Es la naturaleza del metal tensado, de su vibración. Hasta que se le enchufa la corriente, cuando se extiende por el tiempo y sin embargo no ocupa más espacio que los dedos humanos que la pulsan, el oído de quienes la reciben y la electricidad que la sostiene.

No. Tal vez no puedo estar en la fiesta de Yungay, en Oruro, en el Center for Fiction, en Santiago y en Lima al mismo tiempo; eso consumiría bastantes cantidades de espacio simultáneo, lo cual es una de las condicionantes de la energía. Para que la guitarra de Robert Fripp adquiera su sonido característico, ese sustain que la vuelve parecida al melotrón —y que chupa lo que cinco refrigeradores y que suena como una sección completa de cuerdas de orquesta— debe convertirse en la montaña —su agua que cae—, en el fuego —su chispa—, en el río —su represa—, en el viento —sus molinos—; es decir, necesita aprovechar junto a la electricidad de su entorno la totalidad de la amplitud de onda de quienes escuchamos.

En la Teoría del Último Hombre, el sujeto en cuestión es un consumidor de la Tierra, se expande a través de ella, se apropia y la utiliza a sus anchas, reclama el nombre del planeta como el suyo y asegura que nunca se acabará. La guitarra de Fripp al comienzo de Heroes, de David Bowie, se sostiene en el tiempo, en el espacio, en los delfines, en el océano donde éstos nadan, para crear la ilusión de que podemos ser reina, rey, Rey Carmesí, héroes de la guitarra, por un día que sea, sólo porque amamos algo. Eso está bien. Elijo quedarme con la melodía, con el efecto exquisito de la melodía y el timbre eléctrico sostenido en el cuerpo, en la cosquilla de lo potencial, de poder realizar algo que se extiende para siempre y más allá. Me quedo con la ilusión de esa voz que grita de tanta la emoción, no con la letra amusical, desencarnada de esta otra, Moonchild, canción fundadora de la discografía de los King.

 

Pues para un nuevo tipo de hombre sacrifico el consumo de todas las otredades a la Cría y Deidad que nace.

 

            Call her moonchild

            Dancing in the shallows of a river

            Lovely moonchild

            Dreaming in the shadow

            Of the willow.

 

 

Nuestra energía no dependerá más del consumo y del pago. No seremos ya eléctricos, vanguardistas, modernos, y sin embargo sostendremos la nota desafiante: seremos heroína, ese golpe de euforia y esa liberación de toda una masa reprimida —pero “not just for one day”, sino para toda la vida. Seremos las crías, las crianças, no los hijos —no los de la dictadura, no los descendientes de la electricidad para todos los chilenos, sino las del proyecto setentero de una sociedad igualitaria en el fin del mundo o en la luna, la utopía de Salvador Allende y la de Ursula K. Le Guin fusionadas.

Así que los siguientes 6 minutos de esta canción progresiva en que mi Teoría se está convirtiendo por escrito, como en Moonchild, serán de silencio relativo, porque de repente viene un camión traqueteando suelto por la calle y rompe la fantasía acústica de esta biblioteca privada brooklyniana.

        Escuchemos de esta forma la armonía, Criatura y Deidad. 

 

 

 

 Preludio (canción de las gaviotas)

Escuchémosla directamente desde el instrumento al aire y del aire a la piel y el oído. Si no hay electricidad, ¿cómo construirá el mundo la nueva criatura humana?

Todas las partes, de igual forma, tendrán que ser reunidas por alguna mano. Ya no estoy en muchas partes a la vez, sino ahora frente a un ensamblaje de violines, violas, chelos, contrabajos, cuerdas, cuerdas, cuerdas, arcos, arcos; tensión, resolución; tejido denso de nada más que la madera y el metal.

Leía la otra vez de cómo el disco Islands fue la disolución del grupo de músicos sesenteros que rondaban por King Crimson, esos idealistas, esos que andaban a sus anchas por los espacios naturales mientras tuvieran a su disposición la electricidad suficiente para enchufar sus aparatos. El guitarrista Fripp registró el grupo como suyo y despidió al letrista, quien convenció al vocalista y al bajista de seguirlo a donde pudieran seguir hablando de la paz entre los hombres del mítico reino encarmenado de Inglaterra.

        Entonces, si no hay electricidad, ¿quién serás tú, Cría y Deidad?

 

 

 

Un conjunto de instrumentos antiguos, clásicos para el hombre ese que se extingue, recibe una composición crepuscular del ahora guitarrista solitario. El sentimiento que provocan sus entramados crea de verdad una realidad: estoy sentado únicamente frente al océano, ya no en Yungay ni en La Paz ni en Lima ni en Machalí ni en un estudio de grabación en London, ni en un mesón silencioso y rodeado por el ruido de un refrigerador en el Center for Fiction. A la orilla del mar —a costa de qué—, ya no hay aves rapaces, no hay ruiseñores ni blackbirds ni gorriones, solo gaviotas.

 

            ¿Qué es lo que preludia una bandada de gaviotas?

            Una embarcación repleta.

            Un cardumen.

            Una muchedumbre.

            Y que habrá alimento, satisfacción, para todas las partes del conjunto.

 

Islas

El piano, ¿cómo nos llevaremos de aquí el piano sin que se llene de agua?

 

            El chelo, ¿cómo nos llevaremos el chelo sin que se llene de agua?

            La flauta, ¿cómo nos llevaremos la flauta sin que se llene de agua?

            El saxo, ¿cómo nos llevaremos el saxo sin que se llene de agua?

            Tal vez el melotrón se hundirá irremediablemente.

            El bajo, ¿cómo nos llevaremos el bajo?

            La batería, ¿cómo nos llevaremos todas sus partes?

            La guitarra, ¿cómo nos la llevaremos?

            La voz masculina, ¿cómo?

 

 

Tal vez tienen nomás que llenarse de agua. Sólo así flotarán apenas, caóticamente, en un extendido solo final. Para que salgamos de una vez de las islas y lleguemos a un continente sin invasión, de mutuo acuerdo, ofreciendo únicamente un pulso y un timbre a quien quiera sumarse.

 

Un trío

Porque hay una erótica diferente y radical en el rock progresivo, que es lo último que puede ofrecer y sí, quizá por eso King Crimson, Pink Floyd, Rush, Genesis, Yes, tantos otros sean expresiones artísticas de consumo casi masivo entre los hombres de Chile y otras poblaciones de Latinoamérica. Es la erótica del goce compartido sólo si se basa en lo experimental informado, en lo sensorialmente insaciable.

Pido a la Cría y a la Deidad que metamos eso dentro de esos instrumentos flotantes rumbo al lugar nuevo donde llegaremos a ser instrumentistas secundarios, voluntariamente la base rítmica y no ya la voz cantante —que hace rato la mujer es la que la lleva en la construcción de la utopía.

Se hunde, eso sí, la homosocialidad excluyente en la erótica de King Crimson.

Sólo llega a las nuevas costas, entre gaviotas y redes olorosas, el sexo instrumental, armonizador y creativo entre sus integrantes.

¿Cuántos orgasmos por tocata tuvieron el violinista, el guitarrista y el bajista durante su Trio?

 

 

 

Epitafio (La Paz)

 

Y cada orgasmo que pido conservar en los dormitorios cerrados al final de esta fiesta en el barrio Yungay, en los baños termales donde paramos a tomar una noche rumbo a Cotoca en Bolivia, en el genderless restroom de esta biblioteca privada con posterioridad a los lanzamientos de libros de tapa dura, te prometo, Cría y Deidad, que no se extinguirá con la huella del paso del tiempo en los cuerpos de los instrumentistas, ni con la represión del deseo propia de los grupos de hombres viejos, no.

              Será amplificado por una nueva electricidad.

 

 

Una electricidad generada exclusivamente por los encuentros físicos intensos, donde los cuerpos realizan variaciones de velocidad y de ritmo que se coordinan a voluntad cuando es necesario, cuya velocidad pulsatoria se hace sublime y arrebatadora, en los cuales la batería y el bajo y lo que queda del melotrón, ahora conectado a nuestra propia fuente de energía, desmienten las letras miopes, falsamente fatalistas, misóginas, los llantos sin fluido de ese Peter Sinfield, quien dejó a su enamorado Robert Fripp porque éste ahora quería hablar de plata y de poder, y su lírica escapista no lo resistía —así puede llegar a ser el sexo en el capitalismo agonizante: grandioso, elegíaco, final, el epitafio del epitafio, la tautología del lamento. Lágrimas secas.

       Esta instrumentación fluida, en cambio, jamás se extinguirá.

 

Así también el viento en la playa de las gaviotas donde llegamos navegando encima de nuestros instrumentos flotantes, con la huella del orgasmo viva; con la paz de haberla incorporado a un cuerpo nuevo, Cría y Deidad.

 

Bajo este cielo sin estrellas

 

Entonces se entiende que el resto del melotrón, la firme batería apaciguadora, el bajo paciente, dan la bienvenida a una guitarra sostenida y bien entrelazada al saxo de Starless, ya no un lamento, sino un canto de amor entre compañeros, colegas, camaradas, vecindad. Es el amor de quienes viven apretados, en las buenas y en las malas, al borde de la legalidad de los hombres, sin identidades masculinas tradicionales ni reglas de propiedad, sólo el virtuosismo de crear riqueza donde no parece que pueda brotar, belleza donde nada más hay sitios eriazos y carreteras, energía eléctrica sin cableado; el amor de quienes ocupan el espacio en virtud del cohabitar obligatorio, pese a sus súbitos temas violentos buscan siempre llenarlo con una canción que los mueva, traficando lo que haya que traficar para conseguir que el grupo asegure su existencia, pasando de lo sublime a la dureza de un bajo seco con una guitarra en acorde a la espera de algo que puede caérsenos encima de un momento a otro aunque no lo vemos, porque no hay estrellas en la pobla, en la chabola, en el cante, en la champa, en el barracón, en la villa, en la favela, en la colonia, en la barriada, en los projects de Latinoamérica donde escuchamos y escuchamos al Rey Rojo Sangre, donde la única religión es la biblia negra del narco y la muerte posible a manos de quienes quieren tu dominación y tu territorio, la invasión de otro imperio consecutivo más, y entra en este momento la batería dura, el fierro, el acorde se vuelve distorsión, un riff tenso que sube y sube y hallamos también luz en la carne cuando ésta es abierta por una cuerda afilada, vuelan lejos las gaviotas de ciudad, de río, de alcantarilla, y los golpes percusivos son objetos contundentes que caen, una espera de efectos sonoros y una suma de gritos de saxo, saxo, saxo, una liberación de free jazz o de raggatón con la melodía tranquila de vientos antes del ataque final de la electricidad de los cuerpos en esta fiesta, y ya no estoy en otra parte sino en la balada final, en la despedida del enorme melotrón que se hunde por el canal y cierra la ruta a la isla del viejo hombre sin estrella.

 

 

 

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE DISCOS? :  MALDIGO LO PERFUMOSO

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE DISCOS? : MALDIGO LO PERFUMOSO

Cuando pensé en escribir para Crónica Sonora una columna de música, lo primero que se me ocurrió fue agarrar un árbol genealógico y dejarlo sin agua, mirarlo de afuera y verlo disecarse y que se pareciera a esos mapas antiguos con manchas de café desde el bisabuelo hasta ese pelotudo anti aborto que existe siempre en una familia y habla de los que aún no nacen.

Mi idea era empezar con Nick Cave y llegué a escribir de casi todos sus discos, desde Boys Next Door a los Birthday Party a los Bad Seeds y todo cambió cuando llegué al Let Love In, cambié de opinión.

 

 

Hacer una columna que se trate de discografías completas es algo que me parece muy necesario pero es algo que hoy no me interesa. Obvio que es bacán leer a esa gente obsesiva que te escriba de todo y de todo y de absolutamente todo y aunque algunos crean que la adultez se trata de escribir cada vez más o que dejar de reincidir, es como jugar mejor al scrabble, hoy partiremos con una nueva columna. Esto para mí es respeto, para otros se llama narcisismo.

Suele suceder en demasiada gente esa cosa rara de que tratar de explicar cómo chucha llegaste a algo, es una especie de sinónimo del narcisismo. Y yo ya estoy tan pero tan cansado de explicar estupideces que me pondré a escribir de nuevo. Esta columna se va a tratar de discos que para mí, han cortado en 2 pedazos la historia de una banda o mejor dicho, que han reescrito la historia de una banda. Vamos a partir con el Let love In.

 

 

 

 

Nick mirando al cielo, 2 pezones en rojo y Let Love In tatuado en su pecho. ¿Por qué poner el Let Love In para empezar una columna llamada maldigo lo perfumoso?

 

 

 

Bueno. No me interesa hablarles de toda la época berliniana de Cave porque para eso existe Wikipedia pero en Berlín saca sus primeros cuatro discos y entre medio se separa de Anita Lane y empieza a escribir su primera novela, y deja Berlín y se muda a Sao Paulo y entre el 90 y el 91 graba The Good Son y nace Luke, el hijo que tuvo con Viviane Carneiroque y aún ni llegamos a hablar del Let Love In.

 

 

 

Saca el Henry´s Dream en el 92 y se va de Brasil y se muda a Londres y se la pasa todo el 93 con la gira del Henry y en el 94 nace el Let Love In.

Hablemos de la importancia del Let Love In, descontando que mil años después las campanitas de «Red right hand» se hicieron famosas por Peaky Blinders. Lo primero que podemos decir de esta nueva dirección que toman las obsesiones de Cave, es que no es casual que el disco parta preguntando en la canción uno «Do you love me?» y termine en la 10 con la misma pregunta. Let Love In parte en la 1 con “Do you love me?” y el final del disco termina con «Do you love me?» part 2. Es como pensar que George Michael cuando le llamó al Listen without prejudice vol 1, sabía que no habría un vol 2.

 

 

Si Lacan decía que una carta ya llegó a destino al ser escrita, o que toda verdadera pregunta debe contener en sí misma el hecho de no ser respondida, el Let Love In es esa pelea entre Eros y Thánatos y Sisifo haciendo de cupido. Si alguna vez Jarvis Cocker deletreó el «Feeling called love»  para hablar de “eso” llamado amor es porque deletrear es demostrar el límite de la metáfora y lo real de la letra. De la misma forma, Nick Cave deletrea «Loverman».

 

L is for LOVE baby

O is for ONLY you that I do

V is for loving VIRTUALLY everything you are

E is for loving almost EVERYTHING that you do

R is for RAPE me

M is for MURDER me

A is for ANSWERING all of my pryers

N is…

 

 

«A is for answering» dice Nick Cave mientras se reinventa a sí mismo, se calza la sotana de crooner y le pregunta a los astros, a los sabios, a los libros sagrados y a los analistas lo que tampoco respondió Carver: ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?

 

 

 

 

 

 

CHARLA TRABAJADORAS DE LA MÚSICA

CHARLA TRABAJADORAS DE LA MÚSICA

El colectivo TRABAJADORAS DE LA MÚSICA 8M que reúne a gestoras, periodistas, artistas, productoras, sonidistas, músicas y a todas aquellas mujeres que desempeñen labores en distintos ámbitos de la industria musical, ha organizado la charla informativa sobre el funcionamiento y labor de la SCD.

La charla está programada para el día 14 de agosto a las 18 hrs en el auditorio de la Sociedad del Derecho de Autor.

La actividad es gratuita y abierta. Para más información visita el instagram oficial @trabajadorasdelamusica8m

 

LA CANCIÓN DE TEXTO Y SUS POSIBILIDADES

LA CANCIÓN DE TEXTO Y SUS POSIBILIDADES

PEZ ESPIRAL PRESENTÓ LA BOLSA DE BASURA LIBRO DE CUENTOS BREVES DEL MÚSICO Y ESCRITOR URUGUAYO

LEO MASLÍAH.  (MARTES 06 DE AGOSTO, 2019. TEATRO ICTUS, SANTIAGO) 

 

                                                                                              Fotos por Alejandro Hidalgo

 

Tres encuentros con Leo Maslíah marcan este mes de agosto la cartelera de la capital. El primero de ellos, motivado por la publicación de su libro de cuentos breves LA BOLSA DE BASURA, en una cuidada edición chilena a cargo del sello independiente PEZ ESPIRAL. Los otros dos, dedicados a repasar en vivo su extensa producción fonográfica de mas de 40 discos. Un repertorio musical que sonará en Santiago y Valparaíso

 

 

La prolífica trayectoria de Maslíah como pianista, compositor y escritor hacen de su producción artística una pieza de colección única en el panorama del quehacer musical hispanoamericano. Hoy con más de 40 años de trayectoria a cuestas Leo, el escritor, el compositor y el eximio pianista, todos, uno solo, recorre escenarios familiares como el Teatro Oriente o el Teatro Ictus donde se reencuentra con viejos amigos como los cantautores Eduardo Peralta, Felo, y el periodista y escritor Jorge Montealegre, a quien conoció por Payo Grondona, todos juntos, reunidos y unidos por lugares, historias, anécdotas y paralelismos como tantas veces en el CAFÉ DEL CERRO .

 

 

Es un encuentro especial, es cosa de pensarlo, pues por primera vez se edita en Chile la obra literaria del uruguayo, una obra literaria latente en su obra musical, y donde resulta casi imposible entender la una sin la otra, pues la literatura de sus canciones es patrimonio suyo como de aquellas generaciones que crecieron escuchándolo y compartiendo escenario con él. Así lo cuenta Eduardo Peralta, el primero de los presentadores de la velada en Teatro Ictus: Yo he admirado siempre la versatilidad y oficio de Leo”- “Decir que leo es un artista inclasificable es poco. Yo pienso que es un inquieto con una creatividad sin límites que le impide constreñirse a solo un ámbito de la expresión artística”.  

Peralta , poeta, trovador, amigo íntimo de los versos y la melodía escribe como canta y canta como escribe, por eso ha querido homenajear a MASLÍAH con un poema al estilo de los trovadores medievales con rimas en la misma forma en varias estrofas como si fueran espejos, semejantes, pero nunca iguales:

 

   LEO MASLÍAH CON BANDA / 

es un concierto genial / 

que trae su sarabanda / 

desde la Banda Oriental… / 

Por eso en el Teatro Oriente / 

Leo Maslíah y su gente / 

harán su gran recital / 

y eso es Providencial…

El talento se desbanda / 

de este artista magistral / 

cuya leyenda se agranda / 

como en la canción ritual / 

de Fernanda… Qué elocuente / 

es este Leo, vidente, / 

irreverente ancestral, / 

diverso y fundamental…

Este martes en Chile anda / 

con su propuesta esencial / 

Sin Parra mas con parranda / 

literaria y musical, / 

En este teatro valiente / 

histórico y resiliente / 

hoy no hace un recital… / 

Lanza su libro especial…!

Por hacerle propaganda / 

hablan de humor… ¡qué banal! /

Quieren reducir a stand up /

Su talento colosal? / 

Leo es algo diferente / 

polisémica es su mente… / 

Es uruguayo total / 

y además universal…

Que en Chile como en Holanda,

Canelones y Parral,

Rusia y Nueva Zelanda,

Pueda hacer su recital!

Para que así mundialmente

Su arte inteligente

Tenga como es natural

Un planetario sitial…

El surrealismo manda

En su estilo sin igual,

Y Aristide con su bufanda

Roja, desde un pedestal,

Lo mira amable y sonriente,

Con Brassens y con Lapointe,

Desde el océano astral

Donde hay un Pez Espiral…

Hasta el Solís le comanda

Un obra original!

Que tal ejemplo se expanda

A nuestro Municipal…

Gracias, te dice mi gente,

Que irá contigo al Oriente,

Leo Maslíah inmortal,

Uruguayo universal!

 

 

En la obra de Maslíah se cruzan la poesía, la música clásica, la música popular, el teatro y el cuento, siendo LA BOLSA DE BASURA uno de los libros más queridos de su catálogo literario, cuyas ediciones en Argentina y Uruguay se han agotado de forma recurrente, volviéndolo uno de esos libros escurridizos e inencontrable. Originalmente editado por la emblemática EDICIONES DE LA FLOR, misma casa editorial de la entrañable MAFALDA, La bolsa de basura reúne textos escritos entre la década de los 80 y 90, algunos de ellos, material usado por el músico en sus presentaciones en vivo. Relatos breves sobre la cotidianidad donde la brillante y a veces experimental prosa de Maslíah es capaz de transformar acciones ordinarias en delirantes situaciones del gran teatro del absurdo.

 

 

El periodista Jorge Montealegre comenta : “El relato de Leo es una imagen en cámara lenta que muestra la ridiculez de cada movimiento y de lo que se está haciendo. Leo es un observador describiendo algo que al mirarlo detalladamente resulta tragicómico, mostrándote la evolución inesperada de los acontecimientos”.

 

 

La velada continúa con FELO relatando sus primeros encuentros con Maslíah en el extinto y recordado CAFÉ DEL CERRO. Con la extrañeza e ironía de siempre dice desconocer por completo el motivo de su participación en este lanzamiento. Su singular chispa saca carcajadas a todo el teatro, una y otra vez, mientras continúa repasando una serie de anécdotas que lo unen al autor. Finalmente, guitarra en mano, es el encargado de cerrar el memorioso encuentro.

 

                                                                                       Fotos por Alejandro Hidalgo

 

Pensar en LEO MASLÍAH es pensar en la canción de texto en casi todas sus posibilidades, así mismo LA BOLSA DE BASURA en su primera edición en Chile, (PEZ ESPIRAL 2019) resulta una de esas ideas bien pensadas sobre una obra musical-literaria-teatral casi inseparable.

LEO MASLÍAH Y BANDA SE PRESENTA ESTE JUEVES 8 DE AGOSTO EN TEATRO ORIENTE, 21 HRS. MÁS DETALLES AQUÍ

 

Leo Maslíah y Pez Espiral presentan LA BOLSA DE BASURA

Leo Maslíah y Pez Espiral presentan LA BOLSA DE BASURA

Este martes 6 de agosto, se presenta el libro «La bolsa de basura» del músico y escritor Leo Maslíah, editado por primera vez en Chile por el sello independiente PEZ ESPIRAL.

 

 

La presentación se llevará a cabo en el emblemático Teatro Ictus de barrio LASTARRIA, a las 19:00 hrs. Ocasión en la que el compositor, pianista y escritor conversará sobre sus 40 años de trayectoria y sobre su prolífica obra musical y literaria.

El encuentro reunirá al uruguayo con los cantautores nacionales, Eduardo Peralta y Felo, junto al periodista y guionista de humor gráfico Jorge Montealegre Iturra y el inclasificable músico Felo. Esta actividad se suma a los show programados para el 8 de agosto en el TEATRO ORIENTE y en 9 de agosto en el Teatro Cousiño de Valparaíso. Punto Ticket

La bolsa de basura es un libro de cuentos breves del músico y escritor uruguayo, escritos entre mediados de los años ’80 y 1994, editado originalmente por la emblemática Ediciones de la Flor.  Este 2019, editado por primera vez en Chile, a cargo del sello PEZ ESPIRAL.