LIVING ALAMEDA: UNA TRINCHERA MUSICAL

ESTE VIERNES 31 DE ENERO SE LLEVARÁ A CABO OTRA DE VARIAS TOCATAS PRO FONDOS EN APOYO A LA RECONSTRUCCIÓN DEL CINE ARTE ALAMEDA, INCENDIADO POR UNA BOMBA LACRIMÓGENA LANZADA POR CARABINEROS EL PASADO 27 DE DICIEMBRE. YAJAIRA Y VAGO SAGRADO ENCABEZAN ESTA PRIMERA FECHA. LUEGO, EL 08 DE FEBRERO ES EL TURNO DE FISKALES AD HOK. A CONTINUACIÓN REPASAMOS PARTE DE LA LARGA HISTORIA DEL ALAMEDA COMO ESCENARIO MUSICAL.

 

 

Primero fue el cine en todo su esplendor contracultural, independiente y rupturista. Luego la música en vivo y la música para ver con el inicio del festival de documental musical INEDIT CHILE en su primera versión por allá en diciembre del 2004.  Así, cine y música terminaron por convertirse en los ejes centrales del espacio que con el tiempo pasaría a llamarse CENTRO ARTE ALAMEDA, nombre que daba cuenta del amplio espectro artístico que ahí se desarrollaba. En él no solo vimos cine y bandas en vivo, sino que también asistimos a lanzamientos de revistas por ese entonces alternativas como aquella dedicada al cultivo y consumo de la marihuana, la ahora famosa REVISTA CÁÑAMO. Ahí se lanzaron libros y sitios webs. Se realizaron ferias culturales. Se exhibieron performances. Se organizaron fiestas temáticas. Se celebró y defendió al activismo por la diversidad sexual con Hija de Perra y colaboradores. Se montaron exposiciones de pintura y fotografía. También, por si fuera poco, se realizaron jornadas de adopción de perros y gatos. Y así, tanto más, sin parar, por 21 años. Vaya espacio el que se ha intentado destruir el pasado 27 de diciembre de 2019 . 

Resulta casi imposible hablar del Cine Arte Alameda, del Centro Arte Alameda y de El Living, sin mencionar su enclave urbano que durante décadas reflejó las transformaciones de la actividad cultural de la ciudad, como también las transformaciones y expansiones naturales del proyecto dirigido por Roser Fort y Jano Parra.  Después del cine, hablar del Centro Arte Alameda es hablar de un entramado social, cultural y sobre todo musical desarrollado ahí y en su entorno, en aquel eje Alameda –  antigua Plaza Italia, un barrio neurálgico, acontecido desde siempre donde se levantaron y se tejieron historias, personajes, noches de rock n roll, bohemia, underground, actividad vecinal, y más. 

 

Las andanzas por el circuito musical independiente a principios del milenio ( años 2000 – 2004) conducían permanentemente a un mismo lugar: el Centro Arte Alameda y su nueva extensión conocida como El Living, un espacio creado y pensado para poder desarrollar actividad musical en vivo de manera regular y profesional. Sumándose en esa misma gran alameda, a la antigua sede de la FECH, lugar que por un tiempo, en medio de su convulsionada actividad estudiantil operó como trinchera musical alternativa y contestataria en ese raro inicio de milenio. Al otro lado de Santiago, La Batuta, antes de convertirse en centro de bandas tributos, aún conservaba su carácter inicial como escenario para música local en Plaza Ñuñoa. Por aquel entonces El Living del Cine Arte Alameda surge como un nuevo escenario para las bandas que por esos años habían perdido recintos emblemáticos como Laberinto, Zoom o la mítica Picá de Don Chito, cierres que habían dejado al corazón de la capital sin lugar para el circuito musical  local. 

Es la era pre redes sociales. El periodo de la transición tecnológica. El uso de internet y de los celulares es aún limitado y básico. Los flyers impresos aún se reparten de esquina en esquina  y se pegan en los diarios murales de las universidades. Se ocupa el messenger y los correos masivos llegan en hotmail o latinmail. Los sellos independientes y los ciclos de tocatas autogestionadas son las fechas que EL LIVING del Centro Arte Alameda recibe. Ahí están Cápsula Records, Matorral, Leo Quinteros, Termita. Pueblo Nuevo, electrónica. El incipiente sello Algo Records, Guiso, Ramírez, Camión, Tsunamis, The Ganjas. La Corporación Fonográfica Autónoma CFA con Los Revoltosos, Familea Miranda, Hielo Negro, Yajaira, Radio Moscú, Los Gatos Negros, Jiminelson. Por esos días se estrena MALDITOS, el documental de FISKALES AD HOK, dirigido por Pablo Inzunza, es la función inaugural de la primera versión del Festival INEDIT CHILE. La banda sella la memorable función tocando en vivo ahí mismo, en el cine.

 

 

 

Toda una nueva camada de bandas se presentan en ese LIVING. La primera mitad de los 2000 es fructífera, y la música independiente en Chile promete. Hay rock y es heterogéneo. Ciclos de rockabilly, surf rock,  punk, rock. Hay pop. Hay electrónica. También hay visitas. Hay cumbia villera con las Kumbia Queers desde Buenos Aires en una serie de exitosas fechas que repletaron El Living. Todo un hito para su propia historia. Lo mismo ocurrió años antes con Holden en su primera visita al país, siendo de las primeras fechas internacionales que tuvo el local. Tiempo después, El Living también sería lugar de Festivales como el Circus Rock, que reunió a bandas como Aguaturbia, Los Ex, Los Howlers o Tío Lucho.  

Todo crece. La música independiente en Chile se diversifica, y la cartelera de tocatas en el Living va con ello.  En diez años de vida es un escenario predilecto y para la segunda década del milenio (2010-2019) todo el espectro de la música nacional se presenta en él. Las bandas de antaño como UPA o Electrodomésticos. Redolés, Los Miserables, Machuca. También la segunda y tercera gran camada de música independiente Chinoy, Fother Muckers, Prehistóricos, Adelaida, Newen Afrobeat, Bronko Yotte y cientos de nombres y estilos. Y estos últimos años como el escenario para el ciclo de tocatas pro financiamientos del Festival Woodstaco.

 

 

Noche tras noche, año tras año, en esa entrada empapelada de afiches, en ese escenario vislumbrado desde la calle, en ese segundo piso la música en vivo estuvo refugiada en el que ha sido el centro cultural más importante y consolidado de toda la ciudad. El más diverso, y sin duda, el más ruidoso. Ahí donde la música siempre se escuchó a todo volumen entre los ruidos de la locomoción en el corazón de la capital.

 

 

Ese ruido no se apaga, ni luego de incendiado, sino que se multiplica en una resonancia que llega a otros espacios para ir en apoyo de la reconstrucción del gran escenario de nuestra principal avenida con fechas encabezadas por aquellas bandas que hicieron parte de su viaje musical en ese lugar.  Yajaira, es una de ellas. La banda, en uno de sus recientes hitos, celebró la reedición de su disco homónimo tocando en la sala 1 del cine en diciembre del 2018, en una atmósfera de psicodelia y pesadez proyectada a través de las colosales pantallas.  También son parte de la cruzada pro fondos, Fiskales Ad Hok, Vago Sagrado y Falsa Verdad, quienes estarán tocando este viernes 31 de enero y sábado 8 febrero en el mítico Bar de Rene, hoy por hoy uno de los escenarios más activos para la música en vivo actualmente en Barrio Italia.  

La historia del Living Cine Arte Alameda es también la historia de varios momentos en la escena musical independiente de Chile. Es parte de la historia del circuito musical y de su pulso como también de todes los que estuvimos vinculados a ese entramado por oficio, amistades o simplemente por amor a la música y a la necesidad de vibrar con el sonido y la energía en directo. Un escenario que fue y seguirá siendo trinchera de la música en vivo.

 

 

EVENTO EN FB

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *