VIDEOTECA: LAURIE ANDERSON, «HEART OF A DOG».

“Heart of a Dog” es el documental de 2015 escrito y dirigido por la compositora y artista visual Laurie Anderson. Un ensayo audiovisual que reflexiona sobre la vida, el amor, el lenguaje y la muerte.

A través del recuerdo de su amada perra Lolabelle, quien pintaba y tocaba el piano con sus patas, y a quien Laurie y Lou Reed criaron durante toda una vida, el film recorre en un relato libre y poético los sucesos personales y públicos que alteraron la vida de la artista como la muerte de Lola, la muerte de su madre y el atentado a las torres gemelas en Nueva York.

El primer largometraje de Laurie Anderson en casi 30 años, luego de «Hogar de los valientes» de 1986, este trabajo se configura más allá del homenaje, construyendo una narrativa lúcida-onírica, donde los recuerdos se cruzan con los sueños y con los hechos reales que habitan la memoria y la vida de su narradora, Anderson, quien logra magistralmente transmitir este viaje gracias a una variedad de pinturas, imágenes de archivo de 8 mm (de su infancia) acompañadas de música ambient, efectos sonoros y una monocorde y suave voz en off que replica citas como la de David Foster Wallace «Cada historia de amor es una historia de fantasmas«.

Profundamente personal como universal, rompiendo con las estructuras tradicionales del registro documental, “Heart of a dog”, es una pieza de poesía visual, una suerte de ensayo sobre el dolor del duelo y sobre la búsqueda de aceptación y reconciliación con la muerte y la pérdida. Y cuyas reflexiones pueden ser tan escabrosas, honestas y esperanzadoras como la celebración de una anciana perra que gracias a las señales correctas es capaz de desarrollar nuevas habilidades. Así “Heart of a dog” oscila entre el amor y el amor a la dualidad de la vida. Y entre la desesperación y la desolación de nuestro tiempo; entregando metáforas visuales tan poderosas como la imagen de un halcón lanzándose en picada hacia Lolabelle, obligándola a estar en vigilia ante una posible amenaza, como un paralelo a la paranoia de los ciudadanos de Nueva York tras los ataques terroristas, e incluso, a la posterior partida de Lola.

Una personal reflexión donde se cruzan lo político, lo filosófico y lo existencial. Laurie Anderson entre la lucidez, el despertar constante y el impacto de la vida aporta este trabajo surgido a partir de su historia, nuevamente como una vanguardista, no solo del arte, sino también de eso que llamamos existencia.

Como parte de nuestra videoteca te invitamos a adentrarte en esta pieza documental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *