DANNY ELFMAN: MELODÍAS EXTRAVANGANTES

Spread the love

 

 

TIM BURTON Y DANNY ELFMAN 

LA DUPLA MÁS FREAK DE HOLLYWOOD

En nuestra edición anterior narramos la historia de amor y odio entre Alfred Hitchcock y Bernard Herrmann, quienes probablemente fueron la mejor dupla director-compositor de mediados de los 50s hasta fines de los 60s y cuya amistad lamentablemente terminó de la peor manera posible. En este número queremos hablar de otra dupla, una que se ha mantenido intacta desde mediado de los 80s y que desde entonces se han transformado en ícono y una gran influencia para millones, especialmente para todos quienes se sienten más atraídos a la oscuridad y al gótico. Hablamos de la gran dupla formada por el director y productor Tim Burton y el músico y compositor Danny Elfman.

______________________________________________________________________________

Partían los años 80s y el joven Timothy Walter Burton estaba recién graduado de la prestigiosa Californian Institute of the Arts, debido al gran talento demostrado durante sus años de estudio fue elegido para trabajar como animador ni más ni menos que en los estudios Disney. Participó en proyectos como The Fox and the Hound (1981) y en The Black Cauldron (1985) sin embargo siempre tuve problemas en la parte creativa, la cabeza de Tim estaba inundada por ideas descabelladas que simplemente no tenían cabida en los estudios. A pesar de eso, Disney reconocía su talento y le dieron luz verde para su primer corto, Vincent (1982).

Este cortometraje es el resumen de la esencia de Tim Burton. En él destacan los tintes góticos, ambientaciones lúgubres y un diseño de personajes poco convencional y que a la larga se convertirían en su sello. Vincent nos cuenta la historia de un niño que sueña con ser Vincent Price. Burton no pudo ser más autoreferente, él creció viendo las películas de Vincent Price y siempre fue su héroe razón por la cual el mismo Burton pidiera que Price prestara su voz para narrar su corto.

En 1984 Disney autorizaría un proyecto de medio metraje llamado Frankenweenie. La idea es que fuese una variación de la historia de Frankenstein, pero para niños. Sin embargo, se consideró inapropiado para menores. Muchos años después Burton retomaría esta idea y la transformaría en una película de animación, pero no nos adelantemos porque si bien Frankenweenie lo logró ser lo que se esperaba, fue suficiente para que captara el interés de Paul Reubens, el actor detrás de Pee Wee Herman quién vio en Tim Burton el talento necesario para dirigir su película Pee Wee’s Big Adventure (1985) la cual no sólo fue un gran éxito, también significó la salida de Burton de los estudios Disney para comenzar su carrera como director y más importante aún fue la primera vez que Burton trabajaría con Danny Elfman dando inicio a una sociedad que perdura hasta el día de hoy.

Danny Elfman nació y creció en Los Angeles, California en 1953. Nunca estuvo consciente de su talento hasta ya siendo prácticamente mayor de edad. Algo muy diferente de otros compositores que hemos revisado en esta sección en donde la mayoría descubrieron sus talentos a temprana edad o nacieron en familias donde la música ya formaba parte de su ADN. Sin embargo, en el caso de Elfman, no es hasta principios de los 70s cuando junto a su hermano Richard forman “Mystic Knights of Oingo-Boingo” un grupo Musico-Teatral en donde Danny formaba parte del coro y que luego terminaría conduciendo y creando piezas musicales.

En 1980 Richard Elfman hace su debut como director de cine dirigiendo Forbidden Zone y obviamente también es el debut de Danny Elfman en la composición musical de la cinta. Score que hasta el día de hoy es considerado de culto por los fans de Elfman.

Si bien la película no tuvo tanto éxito, fue suficiente para poner en vitrina el trabajo y talento de Elfman quien continuó trabajando con su ahora banda Mystic Knights of Oingo-Boingo creando música muy ecléctica, haciendo un sonido rock muy poco convencional y muy extravagante.

Fue este sonido que captó la atención de Tim Burton, quien se consideraba fan de Oingo-Boingo (no podía ser de otra forma) y que en 1985 se acercó a Danny para pedirle que compusiera la música para su película Pee Wee’s Big Adventure. Fue un momento único, una especie de alineación planetaria que hizo que este par de freaks se encontrarán para juntos dar vida a sin fin de películas.

Pasaron tres años de silencio para Burton hasta que llegó a sus manos el guión de Beetlejuice (1988) de inmediato supo que ese trabajo era para él y obviamente Elfman lo acompañaría en la aventura. El éxito fue enorme, dando inicio a la época dorada de Burton. Luego de Beetlejuice seguirían: Batman (1989); Edward Scissorshands (1990); Batman Retuns (1992); A Nigthmare Before Christmas (1993) – como productor; y Ed Wood (1994) la primera película sin Elfman en la composición.

Edward Scissorshands, marca el inicio de otra gran sociedad, la de Tim Burton y el actor Johnny Depp. También esta cinta contó con la participación especial de Vincent Price, el héroe de Burton para quién escribió especialmente el papel del inventor. Esa sería la última aparición de Price quien al momento del rodaje ya se encontraba muy enfermo y que tristemente fallecería a los meses después.

La banda sonora de Edward es también considerada una de las piezas más bellas de Elfman y no hay duda que a muchos les entró más de alguna pelusita en el ojo al escuchar la música y escena de la nieve, ¿no es cierto?

Muchos creen que A Nightmare Before Christmas fue dirigida por Tim Burton, pero no es así. Burton estuvo a cargo de la producción, su influencia es notoria, pero no podemos quitar crédito a Henry Selick, director de la película y ex colega de Burton en Disney y que hasta la fecha también nos ha regalado hermosas animaciones como James and the Giant Peach (1996) y la maravillosa Coraline (2009).

La música de Elfman fue un éxito también siendo nominado a un Globo de Oro, pero lo más notable es que desde entonces muchos de nosotros en la noche del 31 de octubre andamos cantando “…this is Halloween, this is Halloween, Halloween, Halloween!”

En 1996 Burton lanza la descabellada Mars Attack! y en 1999 Sleepy Hallow donde retoma el terror mezclado con comedia y ambientaciones góticas. En 2001 Burton se la juega con el remake de Planets of the Apes, película que para muchos fue su primera gran caída pero que le permitió encontrar el amor, conoce a Helena Bonham Carter con quien se casaría y tendría dos hijos. En 2005 Burton dirige su película más alabada Big Fish cuyo soundtrack, obviamente en manos de Elfman fue nominado a un Oscar y un Globo de Oro.

Mientras Burton trabajaba creando películas y produciendo otras. Dany Elfman no sólo se dedicaba a trabajar con él. Elfman se tomaría el tiempo para componer tanto en cine como televisión.

Su trabajo abordaría piezas musicales para películas como Dick Tracy (1990), Darkman (1990), The Frighteners (1996 dirigida por Peter Jackson), Men in Black (1997), Good Will Hunting (1997 nominado al Oscar), Spider-Man (2002 dirigida por Sam Raimi).

En cuanto a la televisión podemos rescatar su trabajo para la popular serie de terror Tales from the Crypt y por supuesto la genial, única e inconfundible pieza introductoria para la familia más popular del mundo The Simpsons.

En 2005 Burton volvería a lograr un tremendo éxito con Charlie and the Chocolate Factory. Esta cinta es quizá en la que Dany Elfman tuvo más protagonismo pues la principal gracia de la película radica en su maravillosa música. Nuevamente Elfman fue capaz de lograr llegar hasta la médula, no sólo creando una preciosa composición, sino que además se la jugó cantando él mismo en cada pieza.

Ese mismo año trabajarían en el hermoso musical de animación Corpse Bride donde nuevamente vuelven a lo gótico y fantástico. Elfman se luce con un soundtrack que mezcla piezas clásicas con ritmos de Jazz perfectos para esta fantasmagórica cinta de amor.

Sweeney Todd (2007) sería la segunda y última película hasta la fecha que no cuenta con el trabajo de Elfman. Pero en 2010 ambos volverían a la carga con una nueva versión para Alice In Wonderland cinta con que la Elfman conseguiría una nueva nominación al premio de la academia.

Luego de esta cinta ambos han continuado su trabajo e incluso se rumorea que se encuentran preparando la que sería la segunda parte de Beetlejuice. Película que sería un hito en la carrera de Burton pues sería la primera vez que realizaría una séquela, sin considerar Batman pues proviene del comic.

Hemos podido dar un vistazo a las carreras de dos grandes personajes de la industria del cine y la música. Hemos visto la versatilidad de Elfman para trabajar en un sinfín de cintas de los más variados estilos siempre respondiendo con gran profesionalismo. Para él, trabajar estrechamente con el director es el principal trabajo de un compositor. Interpretar lo que cada director percibe, siente o sus emociones o estados de ánimo es algo muy abstracto. “Un director te dice quiero esto, entonces corres a tu estudio y luego dices, ‘creo que esto es que lo quiso decir’”

 

Esta cita refleja, la dura tarea de un compositor, incluso uno que lleva años trabajando con la misma persona. En una entrevista le preguntaron si era fácil trabajar con Burton ya que lo conocía desde hace tiempo, a lo que Elfman respondió:

“Tim sigue siendo muy complejo, quizá incluso más de lo que era. Cada vez que toco música para él estoy tan nervioso como si fuera la primera vez. En muchas oportunidades he tocado música para él y lo he visto que se lleva las manos a la cabeza y comienza a tirarse el cabello. Nunca me he sentido mal con las cosas a las que hemos llegado, pero muchas veces es una enorme espiral llegar ahí. Tienes que ser mitad compositor y mitad siquiatra”

Sin duda que tanto Burton como Elfman tienen mentes muy complejas pero que han sido capaces de sincronizarse y entenderse mutuamente para lograr sacar eso que llevan dentro y plasmarlo en una cinta. Quizá muchos no gusten o entiendan el trabajo de Burton, pero son artistas como él y Elfman los que le dan ese toque divertido y mágico a la vida de muchos.

Esperamos que tanto Burton como Elfman sigan creando obras por mucho tiempo más y que en algún momento su trabajo sea reconocido pues, aunque ambos han sido nominados a premios de la academia, Globos de Oro y Baftas, nunca han podido obtener uno.

Pueden encontrar en diferentes plataformas el trabajo de Elfman, principalmente en Spotify pueden tener acceso a su vasto catálogo y por supuesto disfruten su música y dejen que los transporte a los pasajes favoritos de cada película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *