DUSTY SPRINGFIELD: SOUL DISIDENTE

Spread the love

De nombre real Mary O’Brien, Dusty Springfield fue una cantante de pop y soul que destacó no solo por su voz — es considerada por muchos como la mejor cantante de soul de piel blanca de la historia—, sino también por su forma de vivir su vida, intensa, aunque breve. Demasiado breve para una mujer tan talentosa como ella. 

Por Emilio Ramón

_______________________________________________________________________________

Tras un paso por un par de agrupaciones, Dusty inició su carrera en solitario en 1963 con el single «I Only Want To Be With You», canción con claras influencias de los grupos femeninos de soul de la Motown o los producidos por Phil Spector. En este tema, además de cantar, Dusty se involucró en la producción y los arreglos, algo que a partir de entonces sería una constante a lo largo de su carrera. El sencillo logró un destacado éxito, llevándola a ser la cantante más conocida en su país y una referencia para muchas jóvenes británicas, quienes imitaban su peinado y su maquillaje. (Como dato curioso podemos citar el cover que hizo Luis Miguel de esta canción —llamado “Ahora te puedes marchar”—, donde mantuvo la música y el fraseo, pero cambió la letra totalmente).

 

Al igual que los Rolling Stones, Dusty era una admiradora genuina de los grupos de soul y de la Motown norteamericanos. Siempre quiso haber sido una cantante americana afrodescendiente, aunque, por supuesto, nunca pudo quitarse sus raíces blancas e inglesas de encima. Sin embargo, en su música sí podemos notar la influencia absoluta de estos grupos, transformándose en aquellos años en la embajadora y promotora del soul en Inglaterra, muchos, muchísimos años de que existieran artistas como Amy Winehouse.

El éxito le siguió acompañando durante los años siguientes con canciones como “I don´t Look for Love” —canción principal de la película Casino Royale de James Bond—, «I Just Don’t Know How to do with Myself» —versionada décadas más tarde por los White Stripes—, “Spooky» — versionada por Lydia Lunch— y “Son of a Preacher Man” —parte de la legendaria banda sonora de Pulp Fiction. Dusty, por entonces, comenzó a dar muestras de su fuerte personalidad y de sus convicciones. Por ejemplo, el sonado incidente internacional ocurrido en Sudáfrica, cuando se negó a actuar ante la audiencia racista sino permitían que cualquiera pudiera acudir a su concierto, fuesen negros o blancos. Con su manager, Vic Billings, demandó al gobierno sudafricano ante las presiones recibidas para actuar solamente ante la audiencia blanca. Dusty abandonó el país sin haber ofrecido el concierto.

Pero no solo en introducir el soul y la música negra a Inglaterra Dusty fue una pionera. También fue una de las primeras estrellas de la música en admitir públicamente que era homosexual. Durante muchos años su sexualidad había sido motivo de comentarios y especulaciones, en una época en que declarar en público que era lesbiana era prácticamente un suicidio artístico. Por eso lo escondió por tanto tiempo: por temor a que su carrera se fuera a pique. Sin embargo, el año 1970 declaró en una entrevista que era bisexual —aunque, en realidad, solo gustaba de mujeres—. Tras estas declaraciones se fue a vivir a Los Ángeles, donde permaneció durante 15 años. Grabó poco en los años siguientes y prefirió pasar su tiempo con su novia, la tenista Billie Jean King y haciendo campaña por los derechos de los animales. Su carrera, efectivamente, tuvo un declive vertiginoso y, durante años, permaneció casi en el anonimato. ¿Hasta dónde influyó el haber hecha pública su homosexualidad? No lo sabemos. Pero sí sabemos que estamos hablando de una época en que las lesbianas eran vistas casi con desprecio.

 

Dusty, sin embargo, no dio un paso atrás. Al contrario, hizo alusiones en defensa de la homosexualidad incluso frente a la monarquía. Durante un concierto en el Royal Albert Hall de Londres en 1979, notó que las primeras filas estaban ocupadas por gays y comentó que estaba “contenta de ver que la realeza no se había quedado confinada en el armario”. La princesa Margarita se sintió ofendida y Dusty recibió una carta para ser firmada pidiendo disculpas por haber insultado a la monarquía.  Fue así como, por su valentía y manera de vivir su sexualidad, comenzó a transformarse en símbolo y bandera del mundo gay. Por eso no es de sorprender que, a fines de los años ’80, los Pet Shop Boys —otros abanderados de la comunidad homosexual— la rescataran y trabajaran con ella en varias colaboraciones que volvieron a ponerla en la cima de la popularidad durante un tiempo.

Dusty Springfield siempre se arriesgó. Fue ícono de estilo, desafió al gobierno de Sudáfrica, se arriesgó musicalmente, buscando nuevos caminos y siendo pionera del soul en el Reino Unido. Y se arriesgó hablando de su sexualidad en una época conservadora y censuradora. Lamentablemente, y a pesar de un tratamiento intensivo de quimioterapia, en 1999 murió producto de un cáncer de mamas. Tenía solo 59 años. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *