ODIO ESA MIERDA

“Con frecuencia dos esquizofrénicos lados de John Lydon salen a luz en sus entrevistas”- comenta el periodista Howard Druckman.

«Odio esa mierda”, dijo Rotten en la primera entrevista a la banda, cuatro meses antes de su primer concierto. “Odio a los hippies y lo que defienden. Odio ese pelo largo que llevan. Quiero que la gente salga y empiece algo nuevo, que nos vea y empiece algo nuevo, si no, estoy perdiendo el tiempo”. No podía saber lo lejos que llegaría su provocación. 

Cuando un presentador de la televisión británica comentó en un programa “el punk es una amenaza más fuerte a nuestro estilo de vida que el comunismo ruso o la hiperinflación” incluso resultó profético: en 1991, 13 años después de la ruptura de los Pistols, los visitantes al Budapest post comunista verían una pintada que decía “¡Sid Vicious!” en la plaza Vorosmarty, donde una nueva cultura joven reclamaba su identidad con el lenguaje más fresco que conocía. 

 

 

«Para muchos los Sex Pistols fueron y son como el mapa del tesoro de un pirata, señalando el camino hacia el futuro. Probablemente ni las bandas que después se presentaron a sí mismas como punk lo hayan entendido realmente. Si estaban tratando de ser como Sex Pistols, nunca lo lograron, porque no se trataba de sonar igual o de tener el pelo como ellos. Se trataba de todo el paquete y la presentación. Y todo eso se reduce a la mirada en los ojos de Johnny Rotten y sus letras”.

 

REVISTA MELODY MAKER, AGOSTO 1980

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *